8 de marzo: ni una más.

Participación
Foto de presentes en el acto de inauguración del paseo "Ni una Más"
Algunos de los presentes el día de la inauguración del paseo «Ni una Más»

En noviembre de 2018 se inauguró el paseo «Ni una más» en La Isla del Colegio, 78 carteles con sus correspondientes mensajes de homenaje a tantas mujeres asesinadas por violencia machista. Fue resultado de un proceso participativo a iniciativa de esta Federación y de Comisiones Obreras con la colaboración de la anterior Concejalía de Participación y de la Concejalía de Igualdad. Se pretendió con ello hacer visible, recordar y concienciar a quienes por allí paseamos que esta lacra incomprensible e intolerable sigue cobrándose víctimas en nuestra sociedad: 14 asesinadas en lo que va de año, mil cuarenta y siete desde 2013.


Ha pasado casi un año y medio. De aquellos mensajes no queda ninguno, aunque sí están los soportes de hierro que los sustentaban. Por ello, la Federación Comarcal de Asociaciones de Vecinos/as de Alcalá de Henares se ha dirigido a la concejala de Igualdad para que se repusieran los carteles que se colocaron y seguir recordando y homenajeando este 8 de marzo de 2020, Día Internacional de la Mujer.

Vano intento, porque el ayuntamiento «ya había detectado el mal estado del Paseo Ni una Más y su deterioro es tal que hace imposible su recuperación, por lo que se ha decidido retirarlo y valorar la instalación de otra obra alternativa. Desconocemos si contarán con las entidades ciudadanas o, al menos, con aquellas que promovieron ese paseo hoy totalmente degradado por la desidia de quienes tienen que velar por el mantenimiento de la ciudad.


Sinceramente, esta respuesta no ha podido ser más sorprendente, decepcionante y triste, porque, si se sabía de su deterioro ¿por qué no se pusieron los medios para su arreglo antes de llegar a este punto? ¿Tan costoso era la impresión de nuevos carteles para sustituir los deteriorados?

Eso sí, lo que más se evidencia en este caso es esa despreocupación y falta de mantenimiento de un espacio con el que, al parecer, algunos no se debían sentir muy a gusto a pesar de su simbolismo. Lo que se ama se cuida.